Resurge el derecho del socio a exigir el reparto de dividendos

Tras varios años suspendido, el pasado 1 de enero de 2017 entró en vigor el art. 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital, que reconoce el derecho de separación del socio en el caso de que, si hay posibilidad legal de repartir dividendos y ha votado a favor del reparto, no se distribuyan, al menos, la tercera parte de los beneficios propios de la explotación del objeto social.

A partir de ahora cualquier socio podrá ejercitar este derecho de separación  respecto de cualquier acuerdo relativo a la aplicación del resultado, tomado desde el 1 de enero de 2017, y  que sea contrario al reparto de dividendos.

Para ello, deben cumplirse los siguientes requisitos:

a)
Que la sociedad lleve cinco años inscrita en el Registro Mercantil.
b) Que la junta general no haya acordado la distribución como dividendo de, al menos, un tercio de los beneficios propios de la explotación del objeto social durante el ejercicio anterior al acuerdo.
c) Que los beneficios sean legalmente repartibles.
* Nos remitimos a esta entrada nuestra donde explicamos las normas que han de seguirse para el reparto de beneficios –>   DISTRIBUCIÓN DE BENEFICIOS EN LAS SOCIEDADES DE CAPITAL
d) Que el socio haya votado a favor de la distribución de dividendos.
e) Que ejercite el derecho de separación en el plazo de un mes desde la fecha de la celebración de la junta.

El derecho de separación al socio -si no se reparten dividendos- se configura como una medida de protección, especialmente para el socio inversor o el socio minoritario, pues obliga a la sociedad, siempre que existan beneficios legalmente distribuibles, a repartir fondos a los socios, ya sea en forma de dividendos o mediante la adquisición (o amortización) de las acciones o participaciones sociales, del socio que se separa, a valor razonable.

No obstante todo lo anterior, hay que hacer una serie de precisiones:

– Este derecho no es de aplicación en las sociedades cotizadas
– Se refiere a los  beneficios propios de la explotación del objeto social, por lo que no se tienen en cuenta para el reparto las  ganancias extraordinarias
– No puede regularse la renuncia al derecho de separación en los estatutos sociales,. Se entiende que el socio no ejercita el derecho si no lo hace en el plazo de un mes desde la Junta.
– Este derecho puede acarrear consecuencias negativas para las sociedades, pues les obliga a repartir un tercio de los beneficios anualmente a partir del quinto ejercicio desde su constitución, con independencia de la concreta situación económica en que se encuentre la compañía.

En este blog se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com , para realizar un análisis especifico de la situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias.

Related Posts

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies