¿Qué dividendos y desde cuándo puede exigir el socio que se le paguen este año?

Dentro de poco la mayor parte de las sociedades tienen que formular las cuentas anuales que someterán a la aprobación de los socios y es necesario por parte del órgano de administración ser conscientes de las nuevas prerrogativas reconocidas a favor de los socios en materia de reparto de dividendos.

De entre las muchas cuestiones a tomar en consideración a la hora de formular y prever la aplicación del resultado, se encuentra además del necesario reparto de una cuarta partede los resultados del ejercicio como dividendos (siempre que se den las condiciones del art. 348.bis LSC), la reciente modificación legal en cuanto al tiempo para hacer efectivo su pago.

Tradicionalmente, las sociedades tenían bastante libertad para repartir los dividendos de la forma y en el tiempo que mejor les conviniese. Pero esto poco a poco va cambiando. De un tiempo a esta parte, se han venido cambiando las normas para dar más medios de defensa a los socios con menos participación para evitar abusos de la mayoría.

Dentro de esta finalidad de defensa del socio minoritario se modifica el art. 276 LSC. ¿Y qué es lo que regula esta norma? Esta norma regula el momento y la forma del pago de los dividendos que las sociedades decidan repartirlos, y se aplican a los dividendos que se decidan repartir a partir de este año 2019 Es decir, afecta necesariamente a las cuentas del ejercicio 2018.

Con la nueva redacción del artículo 276 LSC se limita la libertad que tenían las sociedades para poder gestionar el pago de los dividendos de la manera que les resultase más cómoda, pues establece un plazo máximo de doce meses para el abono de los dividendos, a partir de la fecha del acuerdo de la junta general para su distribución.

¿Qué significa esto? Básicamente, que si el día 30 de junio de 2019 se celebra la junta general ordinaria de una sociedad y acuerdan repartir dividendos, el pago de los mismos debe completarse antes del 30 de junio de 2020. De esta forma, en caso de que se acuerde el reparto de dividendos se asegura que todos los socios van a cobrar en un plazo de tiempo razonable.

De esta forma se pone fin a la vía que se abría para las sociedades para burlar el necesario reparto del tercio de los beneficios del ejercicio ya que el oportuno acuerdo de reparto de dividendos –impidiendo la impugnación del socio del acuerdo y el ejercicio de su derecho de separación- no iba parejo al pago efectivo del dividendo acordado. Ello suponía para el socio nuevamente que el “reconocimiento al dividendo” no dejaba de ser más que derecho casi vacío de contenido.

Por ello la limitación al plazo de un año para el pago de los dividendos se ha de entender positivamente.

Por lo tanto, este año, tanto el órgano de administración como los socios deberán hacer sus previsiones monetarias conforme a este nuevo marco legal en relación al momento para pagar el dividendo.

En este blog se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que no puede adoptarse ninguna decisión basado en su contenido, declinando cualquier responsabilidad si así no se hiciese. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com, para realizar un análisis especifico de su situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias concurrentes.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies