PLAZO PARA RECLAMAR LAS DEUDAS DE LOS CONTRATOS MERCANTILES

En el ámbito de las relaciones comerciales, muchas veces nos surge la duda de cuánto plazo tenemos para reclamar a nuestros clientes las deudas que tienen con nuestra sociedad.
Los plazos varían en función del tipo de negocio que se trate, por ello, haremos una breve lista. No obstante, indicar antes una regla general de nuestro ordenamiento sobre los plazos para reclamar:

– Código de Comercio (art. 943) Las acciones que en virtud de este Código no tengan un plazo determinado para deducirse en juicio se regirán por las disposiciones del Derecho común.
– Código Civil (art. 1964): 1. La acción hipotecaria prescribe a los veinte años. 2. Las acciones personales que no tengan plazo especial prescriben a los cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación. En las obligaciones continuadas de hacer o no hacer, el plazo comenzará cada vez que se incumplan.

Ponemos algunos ejemplos de plazos respecto a las operaciones más habituales:

– Las reclamaciones para el pago de una compraventa mercantil: 5 años
– Las reclamaciones por vicios ocultos en la cosa vendida: 30 días.
– Las reclamaciones para el cobro del dividendo en las sociedades de capital: a los 5 años desde que se acordó el reparto.
– Las reclamaciones para el cobro al aceptante de la deuda recogida en letras de cambio, cheques, pagarés o talones: a los 3 años.
-Las reclamaciones para el cobro por parte de un contratista o proveedor a las Administraciones Públicas: 4 años.
– Las reclamaciones para los costes de transporte terrestre de mercancías: 1 año.
– Las reclamaciones por contratos de  seguro de daños. 2 años.
– Las reclamaciones derivadas del transporte aéreo de mercancías de pasajeros y sus equipajes: 1 año.

La interrupción de estos plazos puede hacerse mediante:

– Una reclamación judicial (demanda u otra interpelación).
– El Tribunal Supremo viene aceptando la posibilidad de la reclamación extrajudicial   (requerimiento notarial) para deudas mercantiles.
– Conseguir el reconocimiento del deudor de su deuda.
– La renovación del documento en el que se base el derecho de cobro que tiene el acreedor.

En esta página web se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com, para realizar un análisis especifico de la situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies