MODIFICACIÓN DE LA LEY DE SOCIEDADES DE CAPITAL (III)

MODIFICACIONES EN LA JUNTA GENERAL

Con este post terminamos con el desarrollo de las modificaciones que introdujo la Ley 31/2014, de 3 de diciembre, por la que se modifica la Ley de Sociedades de Capital para la mejora del gobierno corporativo, en concreto, con las novedades que se han producido en lo referente al funcionamiento y competencias de la Junta General de socios.

COMPETENCIAS

a. De entre las novedades de mayor relevancia, se encuentra la intervención de la Junta cuando se trate de operaciones con activos esenciales que pueden provocar modificaciones sustanciales en el patrimonio social – Se presume el carácter esencial del activo cuando el importe de la operación supere el 25% del valor de los activos que figuren en el último balance aprobado –

La norma deja abiertos muchos interrogantes: ¿cuál es el importe  que se debe tomar en consideración como valor del activo?; ¿cuál es el “último balance”, el de las cuentas anuales o uno que se haya podido realizar únicamente a estos efectos?

Cada caso exige un estudio específico, si bien en términos generales como asesores somos partidarios de que ante cualquier adquisición de envergadura de un bien de una sociedad, se exija el oportuno acuerdo de la Junta General o, al menos, que el Órgano de Administración declare su carácter de no esencial, todo ello, sin perjuicio de otras posibilidades que pasarían por el establecimiento de garantías accesorias al negocio de adquisición.

b. Posibilidad de impartir instrucciones al órgano de administración en materias de gestión a todas las sociedades de capital instrucciones con un eminente carácter interno que hará que no tengan efectos –en la mayoría de los casos- respecto a terceros que obran de buena fe y atendiendo al carácter representativo del órgano de representación. No obstante, para lo que sí tendrán relevancia estas instrucciones será para pedir, en su caso, responsabilidades a los miembros del órgano de administración.

CELEBRACIÓN DE LA JUNTA Y ADOPCIÓN DE ACUERDOS

a. Votación separada de asuntos que sean sustancialmente independientes, aunque estén en el mismo orden del día. Por ejemplo, en la elección de varios administradores, habrá una votación para cada nombramiento.

b. En la SA se establece que la mayoría necesaria para la válida adopción de un acuerdo por la junta general, es cuando el mismo obtenga más votos a favor que en contra del capital presente o representado.

c. En relación con los conflictos de interés, por un lado, se establece una cláusula especifica de prohibición de derecho de voto en los casos más graves de conflicto de interés; por otro, se presume que se ha infringido el interés social en los casos en que el acuerdo social haya sido adoptado con el voto determinante del socio o de los socios incursos en un conflicto de interés. El socio sí tiene derecho a asistir a la Junta y de voz, pero su porcentaje del capital social se tiene que descontar para el cómputo de la mayoría.

d. La vulneración del derecho de información durante la celebración de la junta, solo facultará al socio para exigir los daños y perjuicios que se le hayan podido causar, pero no será motivo de impugnación de la junta general.

IMPUGNACIÓN DE ACUERDOS SOCIALES

a. Desaparece la diferencia entre acuerdos NULOS y ANULABLES, unificándose en un único plazo de un (1) año el plazo para la impugnación de todos los acuerdos. Excepto para los acuerdos contra el orden público, cuya acción ni caduca ni prescribe.

b. Se limitan los motivos de impugnación de los acuerdos adoptados en junta general, los cuales solo pueden impugnarse cuando sean relevantes y para los que no haya una solución alternativa. Desaparecen como motivo de impugnación los meros “defectos formales”

c. Adquiere relevancia el concepto de “interés social” –en contraposición al más estricto de “interés de la sociedad”-. El reconocimiento de este “interés social” conlleva que legalmente se recoja de forma expresa la posibilidad de impugnar los acuerdos sociales adoptados y que lesionen el interés de uno o varios socios o de terceros “aun no causando daño patrimonial social”. Se abre paso mediante esta vía la defensa del socio ante actitudes de hostigamiento por parte de los otros socios que amparados en el cumplimiento formal de la Ley, adoptan acuerdos en sede de la junta general “en interés propio y en detrimento injustificado de los demás”.

d. Se rebajan los requisitos para impugnar los acuerdos.

APLICACIÓN DE ESTA NORMA

Si bien la Ley que modificó la Ley de Sociedades de Capital adquirió vigencia a los veinte días de su publicación en el BOE, su aplicación a la situación existente en dicho momento no ha sido resuelta por la oportuna disposición transitoria. No hay resolución judicial alguna que aborde cómo se aplica esta Ley a los hechos y omisiones de los administradores o a los acuerdos adoptados antes de que publicase la Ley, pero que tienen consecuencias y efectos en la actualidad.

En este blog se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com, para realizar un análisis especifico de la situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies