IRPF. Devolución cláusulas suelo


La publicación del Real Decreto-Ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo” incluyó una nueva disposición adicional cuadragésima quinta  a la “Ley 35/2006 de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas” (en adelante, DA 45ª).

Esta DA 45ª regula los efectos fiscales derivados de la devolución de los intereses satisfechos por los contribuyentes como consecuencia de las cláusulas de limitación de tipos de interés de préstamos con entidades financieras,  más conocidas como devolución de “clausulas suelo”.

¿Deben incluirse las cantidades percibidas en la declaración de IRPF? ¿Y los intereses indemnizatorios? No, no deben incluirse ninguna de estas cantidades en la declaración de IRPF.

No obstante, en la DA 45ª se establecen unos supuestos de regularización, en los casos en que dichos intereses se hubieran declarado en el IRPF de ejercicios anteriores formado parte de la deducción por inversión en vivienda habitual o hubieran tenido la consideración de gasto deducible por arrendamientos.

 

1.- Deducción por inversión en vivienda habitual: cuando los importes percibidos hubieran formado parte de la deducción por inversión en vivienda habitual se perderá el derecho a su deducción. Los importes percibidos y deducidos se deberán incluir en la declaración de IRPF del ejercicio en que se hubiera producido la sentencia, el laudo arbitral o el acuerdo con la entidad.

Plazo de presentación: Si la sentencia, laudo o acuerdo fue en 2016 la regularización de las cantidades deducidas se debió realizar en la declaración de IRPF 2016 (que finalizó el plazo en junio de 2017), y afectó a las deducciones de los ejercicios 2012, 2013, 2014 y 2015.

Si la sentencia, laudo o acuerdo fue en 2017 la regularización de las cantidades deducidas se realizará en la declaración del ejercicio 2017 (a presentar en abril, mayo y junio del ejercicio 2018), y afectará, con carácter general, a los ejercicios 2013, 2014, 2015 y 2016. Si se ha producido en 2018, la regularización se realizará en la declaración del ejercicio 2018 (a presentar en abril, mayo y junio del ejercicio 2019).

Hay que tener en cuenta que si en alguno de los ejercicios a regularizar se superó el importe máximo con derecho a deducción (9.040 euros), los importe percibidos no se deberán regularizar al 100%, ya que parte de ellos no formaron parte de la deducción por inversión en vivienda habitual.

No será de aplicación esta regularización respecto de las cantidades que se destinen por la entidad financiera, tras el acuerdo con el contribuyente, a minorar el principal del préstamo.

 

2.- Gasto deducible: cuando los importes percibidos se hubieran incluido como gasto deducible perderán tal consideración debiendo presentar declaraciones complementarias de los correspondientes ejercicios, quitando dichos gastos, sin sanción ni intereses de demora ni recargo alguno.

Plazo de presentación: con carácter general entre la fecha de la sentencia, laudo o acuerdo y la finalización del siguiente plazo de presentación de declaración de IRPF.

Si la sentencia, laudo o acuerdo se ha producido desde el 6 de abril hasta el 4 de abril de 2017 En este caso, se debió presentar declaraciones complementarias con carácter general de los ejercicios 2012, 2013, 2014 y 2015, en el plazo de presentación de la declaración del IRPF del ejercicio 2016 (abril, mayo y junio de 2017).

Si la sentencia, laudo o acuerdo se ha producido después del 4 de abril de 2017. En este caso se deberá presentar declaraciones complementarias, con carácter general, de los ejercicios 2013, 2014, 2015 y 2016 en el plazo de presentación del IRPF del ejercicio 2017 (abril, mayo y junio de 2018).

Si se ha producido en 2018, las complementarias se presentaran en el plazo de presentación del IRPF del ejercicio 2018 (abril, mayo y junio de 2019).

 

¿A qué ejercicios afectan las regularizaciones? Solo afecta a los ejercicios respecto de los cuales no hubiera prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria.

Regularización en fecha anterior: si el contribuyente ya hubiese regularizado dichas cantidades por tener una sentencia anterior podrá instar la rectificación de sus autoliquidaciones solicitando la devolución de los intereses de demora satisfechos y, en su caso, la modificación de los intereses indemnizatorios declarados como ganancia.

Gastos derivados de la reclamación de la cláusula suelo (Abogados, procurador… etc): son considerados gastos derivados de la financiación ajena con la que se ha procedido a adquirir la vivienda habitual, y por lo tanto, se pueden incluir en la deducción por inversión en vivienda habitual.

La publicación de la DA 45ª atiende a la necesidad de regular la repercusión fiscal de la anulación de las clausulas suelo de préstamos hipotecarios derivadas de las Sentencias del Tribunal de Justicia Europeo y del Tribunal Supremo.

 

En este blog se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com, para realizar un análisis especifico de la situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies