DONACIONES DE NEGOCIO: IMPOSIBILIDAD DE AMORTIZACIÓN DEL FONDO DE COMERCIO

El fondo de comercio es definido como el conjunto de elementos intangibles o inmateriales de la empresa que impliquen valor para ésta, tales como la clientela, el nombre o la razón social, la localización, la cuota de mercado, el nivel de competencia y capital humano de la empresa, los canales comerciales y otros de naturaleza análoga que implican valor para la empresa y que no pueden individualizarse de forma separada de otros elementos.

 

Contablemente, únicamente se registra como activo cuando ha sido adquirido a título oneroso, es decir, con contraprestación, siendo su importe la diferencia entre el precio de adquisición de un negocio y la suma de los valores identificables de los activos individuales menos los pasivos asumidos en la adquisición.

En determinados sectores y negocios, el fondo de comercio puede llegar a ser un activo bastante atractivo, ya que tanto en el Impuesto sobre Sociedades como en el IRPF, la amortización del fondo de comercio es deducible con el límite anual máximo de la veinteava parte de su importe, en otras palabras, se puede deducir la amortización del 5% del fondo de comercio en el ejercicio.

 

El pasado 11 de abril de 2019, la Junta de Andalucía ha introducido nuevas medidas en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. En la modalidad de Donaciones, ha bonificado el 99 % de la cuota del impuesto para adquisiciones por cónyuges y parientes directos, facilitando la posible anticipación en el tiempo de la transmisión de empresas y negocios a hijos y demás descendientes sin tener que esperar a la sucesión mortis causa.

En el supuesto de una donación de un negocio, nos planteamos qué ocurre con el fondo de comercio ¿es deducible la amortización del fondo de comercio preexistente en el activo del negocio?

Esta cuestión ha sido resuelta recientemente por la Dirección General de Tributos (DGT), en Consultas Vinculantes (CV1779-19 Y CV1180-19), considerando que dado que la adquisición del negocio por donación no tiene un carácter oneroso, no se puede amortizar el fondo de comercio.

 

Por lo tanto, si planteamos realizar la transmisión de la empresa o negocio familiar a nuestros descendientes, debemos analizar detenidamente las diferentes alternativas teniendo en cuenta la repercusión del fondo de comercio a raíz del criterio de la Dirección General de Tributos indicado.

 

En este blog se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com, para realizar un análisis especifico de la situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias.

 

Autor: Alberto Rey de Vargas-Machuca

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies