DISTRIBUCIÓN DE BENEFICIOS EN LAS SOCIEDADES DE CAPITAL

Las sociedades cuyo ejercicio social coincida con el año natural (del 1 de enero al 31 de diciembre) deben celebrar antes del 30 de junio su Junta General de socios para que, entre otros, adopte un acuerdo relativo de aprobación de aplicación del resultado propuesto por el Órgano de Administración.

Se ha de puntualizar que, aunque la sociedad obtenga beneficios, no supone la obligación de repartirlos entre los socios, ya que antes debe cumplir una serie de requisitos; asimismo, se considera recomendable que la sociedad cuente con un capital estable, de cara a dar seguridad a los acreedores sobre la solvencia de la misma.

A la finalización del ejercicio social podemos encontrarnos ante dos situaciones:
– Que el resultado sea negativo, la sociedad ha terminado el ejercicio con pérdidas y debe destinarlas a una cuenta nueva a compensar con el resultado de ejercicios futuros.
– Que el resultado sea positivo, pudiendo aplicar los beneficios a distintas partidas, siguiendo los límites legales.

Cuando la sociedad finaliza el ejercicio social con beneficios, el Órgano de administración puede proponer la aplicación del resultado con cargo a reservas voluntarias o bien distribuyendo beneficios entre los socios – a no ser que se hayan repartido previamente dividendos a cuenta, en cuyo caso, sería dividendos complementarios – , si se cumplen las siguientes reglas, establecidas en los arts. 273 y 274 de la Ley de Sociedades de Capital:

a). En primer lugar, si la Reserva Legal de la compañía es inferior al 20 % del capital social, debe destinarse a esta, al menos, un 10 % del resultado.

b). En segundo lugar, hay que comprobar si el Patrimonio Neto es superior al capital social.

c). Si hay pérdidas de ejercicios anteriores hay dos opciones:

– Si el Patrimonio Neto menos esas pérdidas es inferior al Capital Social, el beneficio debe destinarse a cubrir esas pérdidas.
– Si el Patrimonio Neto menos esas pérdidas es superior al Capital Social, puede destinarse a otras partidas.

d). Si la empresa tiene registrados en el activo del balance gastos de I+D+I, debe haber reservas disponibles por ese importe, si no, debe destinarse el beneficio hasta cubrirlo.

e). Si la empresa tiene registrado en el activo del balance un Fondo de Comercio, deberá destinarse a una reserva indisponible, al menos, un 5 % de esa cifra.

f). Con los excedentes, después de atendidas todas estas reservas u obligaciones, Los excedentes, se dotarán las reservas estatutarias o las voluntarias (las acordadas por la Junta sin estar recogidas en los Estatutos).

En definitiva, una vez detraídas del Beneficio contable del ejercicio las cantidades correspondientes por ley o estatutos conforme se ha indicado, sólo podrán repartirse dividendos con cargo al beneficio del ejercicio, o a reservas de libre disposición, si el valor del patrimonio neto no es o, a consecuencia del reparto, no resulta ser inferior al capital social. A estos efectos, los beneficios imputados directamente al patrimonio neto no podrán ser objeto de distribución, directa ni indirecta.

En dicho reparto no puede olvidarse que los estatutos pueden establecer exigencias adicionales, como la existencia de acciones o participaciones sin voto y acciones privilegiadas, las cuales gozan de derecho a dividendo mínimo e incluso posibles pactos parasociales o protocolos familiares que afectarán igualmente a la política de distribución de beneficios.

A día de hoy, la sociedad no está obligada a distribuir beneficios entre los socios. La norma del art. 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital que dispone que si la sociedad lleva en inscrita en el Registro Mercantil cinco años y tiene beneficios que pueden repartirse, los socios que voten a favor del reparto de estos en la Junta, tendrán derecho a separarse de la sociedad si no se acuerda el reparto de, al menos, un tercio, se encuentra actualmente suspensa, pues se ha ampliado el plazo de suspensión hasta el 31/12/2016.

En este blog se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com,para realizar un análisis especifico de la situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies