¿De cuánto responde el socio de una SAT?

Cuando se constituye una sociedad normalmente queda relegado a un segundo plano el estudio sobre el contenido de los Estatutos Sociales. La voluntad de llevar a cabo un proyecto empresarial de forma conjunta se presenta ante los socios fundadores como algo superior que hace incomprensible todas las cuestiones que le puedan hacer los responsables jurídicos para su mejor asesoramiento. De esta forma se olvida que cuando se firma la escritura de constitución de una sociedad se considera que quien así lo hace está aceptando un “contrato organizativo” que regulará el funcionamiento de la sociedad con importantísimos efectos durante los años en que exista para todos aquellos que formen parte/ se relacionen con la misma: socios, administradores, acreedores…

Si la correcta redacción de los Estatutos sociales tiene una principal importancia para las sociedades de capital y cooperativas, más aún lo tiene para las Sociedades Agrarias de Transformación (SAT). Los acontecimientos que pueden acontecer en la vida ordinaria y extraordinaria de una Sociedad Anónima, una Sociedad de Responsabilidad Limitada o una Cooperativa se encuentran previstas en su específica normativa, las cuales presentan unas características comunes: son recientes y extensas, como consecuencia de las distintas materias que regulan y el nivel de desarrollo de las mismas.

Por el contrario, la regulación legal de la SAT se limita a catorce artículos de un Real Decreto de 1981.

Una SAT, conforme dispone el Real Decreto 1776/1981, de 3 de agosto, por el que se aprueba el Estatuto que regula las Sociedades Agrarias de Transformaciónson sociedades civiles de finalidad económico-social en orden a la producción, transformación y comercialización de productos agrícolas, ganaderos o forestales, la realización de mejoras en el medio rural, promoción y desarrollo agrarios y la prestación de servicios comunes que sirvan a aquella finalidad”.

Su patrimonio es independiente del de sus socios, continúa la misma norma, respondiendo de las deudas sociales, en primer lugar, el patrimonio social de la SAT, y, subsidiariamente, los socios de forma mancomunada e ilimitada, salvo que estatutariamente se hubiera pactado su limitación.

Es decir, los socios de la SAT NO responderán de las deudas de la SAT únicamente si los estatutos de la SAT prevén expresamente que no estén obligados a asumirlas. Si se ha hecho la oportuna salvedad en los Estatutos, la responsabilidad de los socios por las deudas de la SAT es similar a la cualquier sociedad de carácter mercantil. Es la sociedad la que con su patrimonio debe responder de las obligaciones asumidas.

Por el contrario, si la sociedad no ha previsto en sus Estatutos esta limitación de responsabilidad y el patrimonio de la SAT no es suficiente para hacer frente a sus deudas, los socios responderán de las deudas de la SAT con carácter mancomunado e ilimitado, es decir, según el porcentaje del capital social del que sean titulares.

 

En este blog se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que no puede adoptarse ninguna decisión basado en su contenido, declinando cualquier responsabilidad si así no se hiciese. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com, para realizar un análisis especifico de su situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias concurrentes.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies