¿CUALES SON LOS GASTOS NECESARIOS DEDUCIBLES PARA CALCULAR EL RENDIMIENTO DEL CAPITAL INMOBILIARIO?

Los rendimientos procedentes del arrendamiento de inmuebles se considera como Rendimientos del Capital Inmobiliario en la ley de IRPF. Según establece dicha Ley, el  rendimiento se calcula restando a los ingresos obtenidos por el alquiler los siguientes gastos:

 a) Todos los gastos necesarios para la obtención de rendimientos.

 b) las cantidades destinadas a la amortización de inmuebles y de los demás bienes  cedidos con éste.

 A continuación enumeramos y explicamos cuales son algunos de esos gastos que la ley considera como necesarios.

1.Gastos de Intereses y otros gastos de financiación.

Será un gasto deducible los intereses satisfechos por los préstamos que se hayan solicitado para la adquisición o realización de mejoras en el inmueble.

Además, también serán deducibles otros gastos relacionados con la financiación, como por ejemplo, los gastos de comisión de apertura, gastos de cancelación anticipada, etc..

 2. Gastos de Reparación y conservación del inmueble.

En dicho concepto se engloban operaciones destinadas a un mantenimiento normal del inmueble, tales como pintura, arreglos de fontanería, electricistas, arreglo de persianas, arreglo de electrodomésticos, etc..

También se engloba en dicho concepto la sustitución de algunos elementos esenciales como puede ser el ascensor, puertas, ventanas, etc…

IMPORTANTE: El importe máximo a deducir por los puntos 1 y 2 anteriores, no puede ser superior al de los ingresos obtenidos. En caso de ser superiores, el exceso se aplicará en los cuatro años siguientes.

3. Tributos y tasas.

Se podrá deducir como gasto todos los tributos y tasas que repercutan sobre el inmueble arrendado y que sean satisfechos directamente por el arrendatario.

Entre dichos tributos y tasas podemos destacar IBI, tasa de recogida de basura, tasa de entrada de vehículos, etc..

4. Saldos de dudoso cobro

En este concepto se engloban las deudas de arrendatarios que se hallen en situación de concurso, o aquellas que hayan transcurrido más de seis meses entre la primera gestión de cobro y la finalización de periodo impositivo, es decir, a 31 de diciembre.

 5. Cantidades devengadas por terceros como consecuencia de servicios personales.

Dicho concepto engloba gastos de comunidad, vigilancia, jardinería y cualquier otro tipo de servicios como consecuencia de servicios personales.

No obstante, además de los gastos anteriores enumerados en la ley, el reglamento de IRPF añade como gastos necesarios para la obtención de rendimientos las primas de seguro, las cantidades destinadas a servicios o suministros (que luego no sean abonadas por el arrendatario) y los gastos de formalización de arrendamiento.

Todos los gastos mencionados anteriormente no suponen una lista cerrada de gastos deducibles, sino que se podrá deducir cualquier otro gasto que el arrendador soporte y que considere necesario para la obtención de sus rendimientos siempre y cuando se pueda justificar y acreditar la necesariedad.

En este blog se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com, para realizar un análisis especifico de la situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias.

 

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies