CAMBIO DE CRITERIO DE LAS COSTAS JUDICIALES EN EL IRPF

Si tiene un litigio judicial y gana las costas, dichas costas tendrán que incluirse en su declaración de IRPF.

El tratamiento fiscal de dichas costas será el siguiente:

– Actividad económica: si el pleito está relacionado con ella, las costas a su favor se considerarán un ingreso de la actividad.

– Ámbito privado: si el pleito no está relacionado con ninguna actividad, las costas constituirán una ganancia patrimonial. Dicha ganancia no procederá de la transmisión de ningún elemento patrimonial y deberá tributar en la base general de su IRPF a un tipo progresivo.

¿Puedo incluir los gastos relacionados con el litigio judicial (abogados y procurador)?

– Actividad económica: los gastos de abogados y procurador podrá deducirlos como gasto si están relacionados con su actividad (salvo que esté acogido al régimen de estimación objetiva) o con el alquiler de un inmueble de su propiedad.

– Ámbito privado: Si se trata de un litigio particular (por ejemplo, con un vecino), Hacienda no le permitirá deducirlos (salvo que se trate de un litigio laboral y actúe como trabajador, en cuyo caso sí podrá deducirse dichos gastos como menor rendimiento del trabajo, con el límite de 300 euros).

 

Pues bien, recientemente el Tribunal Económico-Administrativo Central ha modificado dicho criterio de imputación para los gastos relacionados con litigios judiciales al cobrar costas en el ámbito privado (Resolución de 1 de junio de 2020, Rec. 6582/2019).

El tribunal establece que “para la determinación de la ganancia patrimonial que puede suponer para el vencedor del pleito la condena a costas judiciales a la parte contraria, el litigante vencedor podrá deducir del importe que reciba en concepto de costas los gastos en que haya incurrido con motivo del pleito, importe deducible que podrá alcanzar como máximo el importe que reciba, sin superarlo; con lo que, si se le resarcen todos los gastos calificables de costas, en puridad no habrá tenido ganancia patrimonial alguna.”

La práctica general es que las costas percibidas sean finalmente cobradas por los abogados y procuradores del litigante vencedor, siendo para éste último un gasto incurrido en relación al pleito.

Con este nuevo criterio la ganancia patrimonial obtenida al percibir las costas judiciales se compensa con el pago de las mismas a los abogados y procuradores, obteniendo como resultado una ganancia patrimonial inexistente o de un importe menor a las costas percibidas.

En este blog se ofrece una visión orientativa de los asuntos que se tratan, que no constituye una opinión profesional ni asesoramiento jurídico, por lo que declinamos cualquier responsabilidad sobre decisiones que puedan adoptarse basadas exclusivamente en su contenido. Si desea recibir más información, póngase en contacto con nosotros en la dirección de correo info@picossi.com, para realizar un análisis especifico de la situación, que tenga en cuenta todas las circunstancias.

Autor: Pablo Aguilar Baena

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies